Salva

Fecha llegada: 26-10-17

Salva fue comprado siendo un pequeño bebé para ser el juguete de una niña, cuando sólo tenía dos meses se cansaron de el y acabo en una familia multiespecie donde sus compañeros perrunos no le tenían mucho cariño, por ello acabó mudándose a La vida color Frambuesa.

Cuando llegó al refugio era cariñoso, no se separaba de nosotros y caminaba siguiéndonos, pero en cuanto acabaron sus días de cuarentena, pruebas y desparasitaciones y conoció a Tximi y a Txurri se olvidó de nosotros los humanos para ser un miembro más de la manada de patos antihumanos.

“Soy Salva, cuando era bebé me llamaban Sofia y me cogían en brazos para sobetearme, menos mal que pude huir de aquello y ahora puedo hacer vida de pato, caminar mal, caerme, comer y darme baños, aunque mis patos-padres adoptivos no quieren nadar mucho y me limitan un poco. Ah, quiero agradecerle a mi madrina que fue quien me rescató y me buscó un nuevo hogar.”

Madrina: Fani

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies