La historia de Britches

El pequeño Britches fue destetado de su madre al nacer, le cosieron los párpados y se le colocó un dispositivo electrónico de ultrasonidos en la cabeza, como parte de un “estudio” sobre la privación sensorial de tres años de duración. La grabación que Britches tuvo que escuchar sin cesar -porque estaba atada a su cabeza- era insoportable (se puede escuchar en la película “Behind The Mask” de Shannon Kieth sobre el  ALF).

El experimento supuestamente iba a culminar con el asesinato de Britches para el posterior estudio de su cerebro abierto.

El Frente de Liberación Animal (ALF) liberó a Britches junto con otros muchos animales -ratones, gatos, zarigüeyas, palomas, conejos…- que estaban siendo torturados bajo el pretexto de “estudios” médicos o psicológicos…

  En palabras de Diane, una de las activistas del ALF que participaron en el rescate de Britches:“Ojalá no tuviéramos que entrar violentamente en un laboratorio para hacer esto, ¿pero qué otra cosa podemos hacer sino? No podíamos quedarnos sentados mientras torturaban y cortaban vivos a cientos, miles de animales cada día. No podemos salvarlos a todos, pero a algunos de ellos sí, y por ellos vale la pena.”

Citando a un médico experto que examinó a Britches después del rescate: “No hay excusa válida que justifique este experimento asqueroso.”

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies