La Chula

Fecha llegada: 14-12-18

La Chula,  es una paloma muy macarra y muy peleona, en un principio la íbamos a llamar Bella, pero desde luego no pegaba con su carácter, y desde luego que no quiere saber nada de nosotros los humanos, por eso decidimos obviar lo de ponerle nombre, porque a ella no le interesa en absoluto, y se queda con su apodo, porque otra cosa no, pero chula es un rato (creemos que es macho).

A la Chula la encontró una chica tirada en la calle, completamente paralizada, tan solo movía la cabeza cuando la encontraron, llamó a la perrera y acabó en casa de una voluntaria, que tenía tal saturación de animales que no podía atenderla y el tiempo corría en contra de la pequeña, al igual que con Ruperta en cuanto supimos de su existencia hicimos todo lo posible por traerla cuanto antes. Cuando llegó había recuperado algo la movilidad de las alas, pero arrastraba las patas y tenía mucha debilidad, lo que más llamó nuestra atención a parte de la parálisis, fue sus ansiedad por beber agua y la terrible diarrea pese a que su estado corporal no era excesivamente malo.

En el análisis de heces vimos abundantes bacterias y parásitos, siendo compatibles esas infecciones con sus síntomas, por lo que iniciamos tratamiento antibiótico y antiparasitario de forma simultánea y ejercicios para recuperar su musculatura y evitar que siguiera atrofiándose.

Tras el primer tratamiento hubo mucha mejoría en heces y en su comportamiento, más movilidad y coordinación y más fuerza, pero al pasarla a un espacio más grande, no sabemos si debido al estrés, la bajada de temperatura, o que el primer tratamiento fue insuficiente, recayó de las diarreas, actualmente hemos superado el segundo tratamiento, y sospechamos que pueda ser un paramixovirus que en vez de a sistema neurológico esté afectando a su digestivo, por lo que estamos muy pendientes de ella, de sus heces que ya no presentan bacterias aunque seguía habiendo algún parásito, y de su sistema motriz que sigue teniendo algunos altibajos.

En cuanto la Chula se recupere conocerá a Ruperta y buscaremos la forma de que ambas puedan vivir de forma controlada y segura, sin humanos que las estresen pero que si las cuiden.

Una vez más agradecerles a «Mis amigas las palomas» todo el tiempo que nos dedican y los conocimientos que comparten con nosotros.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies