Ruperta

Fecha llegada: 1-11-18

Ruperta apareció en la calle, asustada y con graves problemas neurológicos que le impedían alimentarse y sobrevivir por si misma. Quienes la encontraron fueron corriendo a una clínica veterinaria para intentar ayudarla, pero lejos de hacerlo les dijeron que se iba a morir y que le pusieran agua y comida, sin más tratamientos ni explicaciones.

Por suerte, los chicos que la encontraron son voluntarios de una asociación de gatos y no se conformaron con eso y preguntando llegaron hasta nosotros, que al enterarnos de su existencia les dijemos que nos la trajeran cuanto antes para evaluarla.

Lo que tenía Ruperta es paramixovirus, una enfermedad que normalmente no mata a palomas adultas, pero hace que necesiten soporte y supervisión durante las 6 semanas que pueden contagiar el virus, además la hemos tenido con tratamiento de soporte y una alimentación rica en vitaminas y nutrientes, después de este periodo pueden quedarles secuelas, o no, en su caso la tortícolis reaparece en momentos de estrés por lo que lo ideal es que encontremos un voladero para que viva lo más libre posible, sin estrés pero con otras de su especie.

Queremos agradecer inmensamente el apoyo de la asociación «Mis amigas las palomas» por asesorarnos en todo momento y ayudarnos a diagnosticar y tratar a cada una de las palomas que nos llegan, porque juntas somos más eficientes ayudando a estas pequeñas aves que a nadie importan.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies